Cómo limpiar aluminio

Continuamos nuestros consejos para aprender a limpiar metales de todo tipo. Hoy en Senesant 2000 hemos decidido hablaros del aluminio, un material con un brillo y una belleza natural. Si queremos mantener su superficie brillante es necesario limpiarlo regularmente ya que si no se deteriora poniéndose en mal estado.

Pasos para su limpieza

  1. Lavar el objeto para eliminar mayormente su suciedad.
  2. Secarlo con un trapo limpio.
  3. Con una cucharada de crema de tártaro, una cucharada de vinagre o jugo de limón y un litro de agua, todo bien mezclado, cubriremos todas las partes descoloridas del objeto.
  4. Hervir agua dentro de una cacerola e introducir el objeto.
  5. Hervir durante 10 minutos o hasta que el aluminio se haya decolorado.
  6. Cuando el aluminio adopte otro color y el agua este fría, limpiaremos el objeto.
  7. Con unos guantes de goma y una nana de acero frotar el objeto muy suavemente, con movimientos de ida y vuelta. Evitar los movimientos circulares para no darle un aspecto desigual.
  8. No hay que frotar el aluminio demasiado fuerte ya que podríamos rayarlo.
  9. También podemos utilizar un limpiador no abrasivo o pulimento para la plata.
  10. Otra opción es limpiarlo con una esponja empapada con bicarbonato de sodio o frotando con la cáscara de un limón. Esto le ayudará a eliminar la suciedad acumulada.
  11. Igualmente podemos eliminar las manchas con pasta de dientes, ya que esta está compuesta por bicarbonato de sodio y peróxido. En este caso, pondremos un poco de pasta de dientes en una toallita de papel seca y frotaremos el aluminio con movimientos circulares, hasta que la mancha desaparezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.