Cómo ordenar el lavavajillas

Ordenar la vajilla en el lavaplatos es imprescindible para conseguir un lavado eficiente. Poner cada pieza en su sitio correspondiente en el lavavajillas y situar la cubertería adecuadamente facilita su limpieza, por ello es preferible respetar el lugar de cada elemento en el electrodoméstico. Para ahorrar espacio, optimizar recursos, es preferible que laves las sartenes a mano, lo que también te permitirá prolongar su vida útil.

Una vez separadas las sartenes, comienza a colocar la cubertería en su recipiente. Pon los mangos para arriba con tal de evitar cortes y facilitar después su retirada del lavavajillas. Las ollas y cacerolas mejor ponlas en el cestillo inferior porque el agua de lavado es más caliente e intenso, lo que ayuda a retirar la grasa incrustada. Por contra, la cristalería, tazas y piezas delicadas van en el cestillo superior. Vigila que no se toquen para que se limpien correctamente por todos los lados. Después es el turno de los platos. Respeta los carriles y ordénalos por tamaños.

Una vez ordenadas las piezas en su sitio correspondiente, es hora de seleccionar un producto de limpieza de calidad que combine tres ingredientes para conseguir un resultado impecable, donde brillo e higiene estén presentes. Estos tres componentes son:

  1. Polvo para eliminar los restos más difíciles.
  2. Gel para un acabado reluciente.
  3. Un concentrado para una limpieza más profunda.

La combinación de estos tres elementos es perfecta para eliminar los restos de suciedad y grasa de toda la vajilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.