Elimina el moho

Hay determinadas zonas de un hogar que son propensas a generar moho, como es el caso de las terrazas, cobertizos, baños y fregaderos de la cocina. La condensación que se produce en el interior de la vivienda junto a la humedad, el polvo, el calor y la falta de luz favorecen su aparición.

La mejor forma de evitar su aparición es suprimiendo las causas que lo propician. Si la humedad se genera por condensación de vapor de agua ambiental en forma de gotas, coloca bolas de absorción de cloruro de calcio y ventila periódicamente las habitaciones. Una habitación soleada difícilmente desarrollará colonias de hongos.

Ahora bien, para limpiar el moho que ya ha aparecido, necesitarás una esponja, un producto limpiador antimoho y pintura especial, también antimoho. Comienza limpiando la superficie afectada con agua y detergente para quitar el grueso de la mancha. Después aplica el líquido limpiador antimoho con la esponja para eliminar cualquier resquicio del hongo y deja que actúe al menos 3 horas. Este producto no blanquea ni elimina la mancha, pero sí su origen, ya que es fungicida y bactericida, y desinfecta y descontamina la superficie.

Para el acabado, aplica dos capas de pintura antimoho y espera 4 horas entre las aplicaciones. Este revestimiento evita la formación de moho en ambientes que le son propicios; además es altamente lavable y no salpica durante su aplicación. Tras esto, asegúrate de que las condiciones de la estancia son las adecuadas para que no se repita el problema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.