Trucos para la limpieza de griferías

En un hogar o en una empresa, los lugares que más limpieza necesitan, sin lugar a dudas, son los baños y las cocinas. En las tareas de limpieza del hogar o de lugares profesionales hay que tener especial cuidado con ciertos elementos de la cocina o el baño. Los elementos de la cocina y el baño hechos de metales como aluminio, son elementos que hay que darles una limpieza totalmente diferente y especial, con el fin de que se mantengan totalmente limpios y con un aspecto más nuevo durante el máximo tiempo.

La grifería es una pieza del hogar que se utiliza continuamente y es muy fácil que se estropee cada cierto tiempo o que pierda ese brillo que tiene cuando lo acabamos de comprar. La grifería está siempre en contacto con el agua y esta, generalmente contiene cal. Un grifo lleno de cal da un aspecto descuidado y transmite poca higiene, algo indeseable tanto para hogares como para negocios (cocinas de hostelería o baños). A la hora de limpiar estas superficies hay que tener cuidado para no estropearlas, sobre todo en el caso de la grifería dorada o esmaltada.

Si utilizamos productos agresivos para limpiar estos elementos, a la larga, estropearemos el material antes de tiempo. Por lo tanto, lo conveniente es utilizar jabones y detergentes específicos para la limpieza de baños y cocinas, además de utilizar herramientas de limpieza (bayetas, trapos o cepillos) más suaves, para cuidar estas superficies que se pueden rayar fácilmente.

Ventajas de la limpieza de grifería

Una buena opción para la limpieza de las superficies de forma suave, sin rayar el aluminio o el metal, es una esponja. La esponja es mucho más suave y resulta muy útil a la hora de limpiar, ya que es más fácil crear espuma. Lo más recomendable es diluirlo en un recipiente con agua aparte y aplicarlo remojando la bayeta. El producto más recomendable para limpiar la cal de las griferías de la cocina y el baño es el antical. Con un producto antical solamente necesitaremos utilizar una esponja para retirar la cal o como mucho un estropajo suave.

Sin embargo, si dejamos actuar el producto el tiempo suficiente, solamente necesitaremos una bayeta. Es muy importante que después de aplicar el producto y aclarar, sequemos la zona mojada para que no vuelva a aparecer la cal. La clave para mantener la grifería sin cal es secar estas superficies cada vez que utilizamos el grifo. Si en casa no disponemos de un producto antical podemos probar con bicarbonato de sodio y vinagre y una esponja. El bicarbonato es natural y abrasivo, por lo que, limpiará las superficies sin causar daños y sin la necesidad de frotar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.