Cuidado de suelos de tarima, trucos para su mantenimiento

Si hay un tipo de revestimiento para suelos que ha ganado adeptos estos últimos años es el de tarima. Su gran ventaja es la facilidad con la que se instala y que su limpieza y mantenimiento es relativamente sencillo. Aportan la misma elegancia que los suelos de madera tradicional, pero son mucho menos delicados.

Esto no quiere decir que no haya que tener ciertas precauciones a la hora de limpiar los suelos de tarima. Para no cometer errores, lo mejor es consultar con el instalador desde el primer momento. Ellos saben cómo se debe actuar en cada caso concreto.

Cómo cuidar la tarima flotante

Sin embargo, hay algunas medidas genéricas que se deben adoptar en todos los casos. Uno de los mayores enemigos de la tarima es la incidencia de los rayos de sol. Si hay alguna zona en la que estos recaigan de forma continuada, mejor que coloquemos una cortina u otro protector solar que lo evite. También, se pueden usar alfombras o reubicar los muebles para que la tarima no se decolore.

Otro de los temas que se tiene que cuidar es el del rayado. Andar con tacones sobre un suelo de tarima no es una buena idea. Además, hay que tener mucho cuidado con los muebles, especialmente al arrastrar sillas. Es muy recomendable que se usen protectores para colocar en las bases de todo el mobiliario.

Los felpudos son, también, buenos aliados para el cuidado de las tarimas. Si no acostumbramos a sacudir los zapatos evitamos entrar en casa con arena y otros restos que son dañinos para estos suelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.