La historia de la lejía

Existen pocos productos de limpieza tan utilizados en todo el mundo como la lejía. No hay país ni ciudad en la que no se utilice este producto centenario capaz de eliminar manchas, blanquear la ropa o desinfectar lugares. Por ello, hoy queríamos hablar un poco más fondo de este material y descubriros su historia.

El ‘padre’ de este líquido fue un químico francés, Claude Louis Berthollet, quien en 1789 formuló el hipoclorito de sodio, más conocido a nivel mundial como lejía y que en aquella época se llamó ‘agua de Javel’. En un primer momento se utiliza este nuevo compuesto para blanquear los tejidos de algodón de la industria textil francesa, que en aquella época era de las más fructíferas del mundo.

Sin embargo, en el Siglo XIX Louis Pasteur descubre que los microrganismos son los causantes de todas las enfermedades e infecciones del mundo. Desde aquel momento la lejía sirvió para desinfectar todo tipo de lugares como hospitales, sanatorios, etc. Tanto fue así que en Reino Unido se usó mezclándola con el agua que bebía la gente para combatir una gran oleada de tifus en 1897, técnica que se sigue usando en el tercer mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.